¿Qué es la vida para ti?

Hoy me ha sucedido algo extraño en el trabajo, he llegado antes de la hora de abrir, que son las 14h, y tras de mí ha entrado una señora a la que le he dicho que la cocina no estaba todavía abierta y que si no le importaba esperar 10 minutos. Mientras esperábamos que llegara el personal nos hemos puesto a hablar (en inglés). De repente me ha dicho que era cristiana y me ha preguntado algo. Yo le he dicho que no le entendía la pregunta, me daba la impresión que me decía si podía rezar por mi o si podíamos rezar juntas.  Hemos hablado un rato y sigo sin entender lo que quería, yo le he dicho que si quería rezar por mi me parecía muy bonito. Me ha preguntado mi nombre, y al decírselo yo y explicarle su origen (la virgen que apareció sobre el pilar de Zaragoza), me dice que le parece un nombre muy apropiado para mi porque se me ve una persona con fuerza y en la que se puede confiar. Cuando se ha ido me ha dado la mano y he sentido un escalofrío por el cuerpo. Al irse, me he quedado una hora reflexionando sobre la vida, mi vida, su sentido, qué es lo que quiero, qué hago en Vietnam, yo quería conocer el mundo pero me preguntaba si en estos meses he aprendido algo de esta experiencia, si he aprendido algo de los vietnamitas. Me preguntaba qué sentido tiene conocer el mundo si al final todos somos iguales, lo que nos diferencia es muy poca cosa. La señora me ha dejado “tocada”.

Pero resulta que llego a casa y al abrir el email me encuentro un mensaje de Laura Foletto, que estoy suscrita a su blog y los voy recibiendo de tiempo en tiempo, que dice así:

Hola, soy Laura Foletto.  ¿Qué es la Vida para ti?

En el boletín anterior, mencioné la confusión que tenemos entre normal y natural.  En mi trabajo con pacientes, observo cómo muchos de sus problemas tienen que ver con la normalización de presunciones que son equivocadas y, peor, dañinas.

La mayoría de ellas son producto del reinado del Ego en la sociedad.  Abiertamente, el Espíritu ya no dirige ni inspira ninguna vida ni emprendimiento.  Todo lo que somos y hacemos está impulsado por intereses materiales.  La vida en sí es entonces un drama existencial sin sustancia y/o una superficialidad consumista.  Lo que nos sucede es una serie de repeticiones incomprensibles y casuales, como si fuésemos hojas en una tormenta impiadosa.  Esta supremacía del Ego sobre el Espíritu, de lo visible sobre lo invisible, de lo externo sobre lo interno, origina ciertos supuestos que damos por verdaderos.

Veamos algunos:

·         La vida es acción: como el Ego es un instrumento del Alma para llevar a cabo sus aprendizajes en este plano, toma todo como una actividad a realizar, sin buscar la guía ni la motivación interna.  Así, sale a concretar objetivos que le dicta la sociedad; a tratar de cambiar a los demás o al entorno para sentirse tranquilo y feliz; a moverse sin sentido o frenéticamente para tapar la frustración y creerse que así es alguien completo.  Con esto, tapa o anula lo que lo hace realmente único y veraz: su Ser esencial.

·         La vida es lucha: como el Ego está desconectado de Todo Lo Que Es, percibe el mundo como un lugar peligroso y al que hay que “sacarle” lo que desea.  Los otros son sus enemigos, sus competidores, tiene que contar con armas para defenderse, debe estar siempre alerta y en control, exigirse y rendir para subir en el escalafón y que no lo pasen por encima.  Las metáforas son guerreras y conquistadoras.

·         La vida es azar: como el Ego es miope, sólo ve lo que tiene cerca y no se le ocurre una mirada abarcadora que aprecie la vida como un diseño sagrado en vista a constituirse en un creador responsable; por lo tanto, las cosas le “caen”, se “dan”, tiene desgracias o suerte, hay casualidades, pero nunca son originadas por el poder de libre elección que cada uno posee.

·         La vida es dualidad: como el Ego se va de un extremo al otro, no puede  considerar las paradojas (cuanto más damos, más tenemos; la rigidez y el autoritarismo son signos de debilidad; cuando te entregas, obtienes lo que buscas) ni la trialidad (ni una punta ni la otra ni el medio: una tercera posición por encima, que engloba todo en una síntesis sagrada).

·         La vida es sufrimiento: como el Ego no comprende que los sucesos están motivados por lecciones internas, se aferra al dolor causado por su ignorancia y lo perpetúa incesantemente, en lugar de evolucionar y liberar.

Esta forma de aprendizaje, a través del sufrimiento, ha traído innumerables desgracias a la Humanidad.  Hemos llevado a un extremo insoportable esta modalidad, esta exploración de la oscuridad de la dualidad, esta inmersión en un cuerpo físico.  Nuestro planeta, en esta dimensión, es una grandiosa oportunidad para crear a través de un cuerpo, algo enormemente desafiante, complicado, raro… y preciosamente complejo, placentero, variado, hermoso.

Si bien aprender por la presión del sufrimiento es una forma rápida y eficiente de obtener conocimiento por medio de la experiencia, la hemos tomado como la única y la hemos exagerado demasiado.  Basta mirar alrededor para constatar que la mayoría está eligiendo (sin saberlo) llevarse al límite y sufrir callada o ruidosamente sus aprendizajes.  Estamos en otro tiempo, uno lleno de nuevos recursos y sencillez.  La Conciencia es una forma más creativa, gozosa, plena, integrativa y luminosa de acceder a niveles cada vez mayores de evolución.

¿Y quién la anclará en la realidad de la Tierra? TÚ.  Leer y hacer talleres solo traen la teoría.  Se necesita tu Presencia en el aquí y ahora, tu Ser guiando tu Acción, tu Amor iluminando el camino, tu Cuerpo de Conciencia liderando el cambio para ti y los demás, tu elección de traer el Cielo a la Tierra.  Cada mayúscula habla de la importancia de que seas Tú, en esencia y en verdad.

Fuente: Abrazar La Vida

Me ha ayudado a aclarar mis ideas y como me ha venido tan bien y me ha gustado tanto lo cuelgo aquí para no perderlo.

Esta entrada fue publicada en otro mundo es posible. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ¿Qué es la vida para ti?

  1. Amparito dijo:

    SENYALES PILI SENYALEEESSSS

  2. pilarclay dijo:

    La verdad es que a veces me asusto de la cantidad de señales que veo. A ti no te pasa?
    Además que me doy cuenta de que después de hacer yoga o meditación me suceden cosas buenas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s