Reflexionando sobre lo ocurrido

Quería dejar pasar unos días para no escribir desde la pena y la pérdida. Un incendio en Teresa era algo que yo me temía desde hace tiempo, pensaba que tarde o temprano nos iba a pasar. Todos los veranos los telediarios nos informaban de incendios a lo largo del país y nosotros nos habíamos librado hasta ahora.

Al estar en Vietnam lo he vivido de manera distinta a si hubiera estado ahí, evidentemente, la diferencia horaria hacía que hubieran unas 12 horas en las que no me podía comunicar con mi gente y yo sufría la falta de información. Mi imaginación es muy cruel y veía llamas gigantes acosando a mi pueblo. Después cuando supe que había un grupo de teresanos intentando apagar el fuego también me preocupé por su seguridad.

Una de las herramientas que usaba para estar informada era Twitter, por un lado me ayudó pero por el otro hacía crecer mi indignación, una gran mayoría estaba tratando de hacer política con la desgracia, y yo pensaba: que se está quemando mi pueblo, no es el momento de hacer política!

No me ha gustado ver a Rajoy irse a la final de la Eurocopa, mientras nosotros sufríamos él se fue a ver un partido de futbol; pero tampoco me ha gustado lo contrario, ver a los políticos acercándose a la zona a interesarse por los incendios, ¿no os podéis informar desde casa como yo? Era el momento de los técnicos no el de los políticos. El momento de los políticos empieza ahora, deben reunirse y estudiar la forma de hacerlo mejor la próxima vez. ¿En qué hemos fallado? ¿Ha sido suficiente la prevención? ¿los recursos para apagar el fuego eran los suficientes?… Y por supuesto escuchar a las partes implicadas.

Voy a desarrolla tres puntos que me parecen importantes:

1.- Las quemas agrícolas. Deberían prohibirse, existe una alternativa que son las trituradoras. Se podría comprar una por cada cooperativa agrícola de cada pueblo y usarlas de forma colectiva. También hay personas que tienen una y se ganan sus peonadas triturando para otros, una forma de crear empleo en las zonas rurales. En los cuatro años que he vivido en Teresa se han producido cinco pequeños incendios, uno por causas desconocidas, tres por quemas de restos de poda y el otro por una imprudencia de un vecino con unas brasas. La principal causa son las quemas. Existe un informe de Greenpeace del año 2007 sobre los causantes de los incendios forestales en España que a modo de resumen viene a decir:

Con datos del Ministerio de Medio Ambiente para el periodo 1996-2005 y sobre el total de incendios con causa conocida y con datos, los causantes de los incendios son:

  • El Agricultor irresponsable, que con sus periódicas quemas de rastrojos ocasiona más del 31% de los incendios y el 13,9% de la superficie quemada.
  • El ganadero inconsciente, que con sus quemas para la regeneración de pastos ocasiona el 21,5% de los incendios y produce el 26,5% de la superficie quemada.
  • El mal cazador, que provoca fuegos para favorecer a determinadas especies cinegéticas, ocasionando el 2,1% de los fuegos y el 4,37% de la superficie quemada.
  • El imprudente, que con sus hogueras y colillas mal apagadas ocasiona el 6,7% de los incendios y el 7,8% de la superficie quemada.
  • El pirómano, persona trastornada sin intención de hacer daño pero que provoca el 7,5% de los incendios y el 4,9% de la superficie quemada.
  • El asocial conflictivo, persona altamente conflictiva, con problemas de integración social y de drogodependencias que provoca el 3% de los incendios y el 4,6% de la superficie quemada.
  • El interesado, ciudadanos que buscan aprovecharse de los efectos de los incendios forestales por diversos motivos y que generan el 0,6% de los incendios, 0,3% de la superficie quemada
  • Don Importante, desde su despacho y con sus decisiones ha provocado el 2,6% de los incendios que han originado el 6,7% de la superficie quemada.

Para quien esté interesado os dejo dos links con la noticia y el informe:

http://www.greenpeace.org/espana/es/news/greenpeace-pone-rostro-a-los-8/

http://www.greenpeace.org/espana/Global/espana/report/bosques/informe-el-perfil-del-incendi.pdf

Los agricultores por supuesto no están de acuerdo, “ellos han quemado toda la vida” y “nunca les ha pasado nada”, pero el hecho es que los accidentes ocurren y los agricultores de toda la vida ya tienen una edad, y no tienen los reflejos de los jóvenes en el caso de que ocurriera un accidente, y los más jóvenes ya no viven del campo y no lo conocen tan bien como las generaciones anteriores. Además que el campo y el monte están cada día más abandonados y por ello el peligro aumenta. Convencerlos, no imponerlo, con datos, con historias, con razones, esa debería ser la labor de los políticos si se quiere poner en marcha esta medida. Las prohibiciones unilaterales solo provocan enfrentamientos y resistencias.

2.- La colaboración de los lugareños en la extinción de los incendios. Hay dos posturas enfrentadas, por un lado los bomberos dicen que los lugareños cometen imprudencias y ponen en peligro sus vidas y las de los bomberos. Por el otro lado los lugareños dicen que ellos son los que se conocen bien el terreno y los más interesados en proteger sus propias tierras. En el caso de que ambas partes tengan razón qué podríamos hacer para llegar a un punto intermedio común? Los bomberos son un colectivo que si no tienen trabajo estamos todos más contentos, pero en ese tiempo entre-incendios o entre-emergencias podrían ir pueblo a pueblo dando cursos para tener preparada a la población en caso de incendio. Si quieres ser camarero/a o cocinero/a tienes que hacer cada dos años el mismo curso de manipulación de alimentos. ¿Por qué no se hace un curso sobre extinción de incendios en zonas rurales? Y en el caso de que ocurriera el fuego con que haya un bombero para coordinar al grupo de voluntarios ya preparado sería suficiente. Debemos buscar soluciones para la colaboración entre estos dos grupos, no el enfrentamiento.

3.- Este tercer punto me parece el más complicado. Hemos oído estos días: los montes están abandonados, no ha habido trabajos de limpieza forestal en los últimos años, los recortes han provocado que no se limpien los montes. Yo no voy a hablar de los recortes porque creo que es de lo que más se habla en estos momentos. Además creo que el problema es más profundo todavía, ya que incendios como éstos se han producido en épocas en las que no había recortes. Si te haces la pregunta de por qué están los montes sin limpiar y respondes que es porque no hay dinero para estas labores te estás quedando en la muy muy superficie del problema. Los montes están así porque no hay gente viviendo en los pueblos pequeños. Desde los años 60 ha habido una masiva despoblación de los pueblos de montaña, y esa despoblación sigue hoy en día gota a gota. Podríamos pensar que es el atractivo de las ciudades lo que hace que la gente se vaya a vivir allí, puede ser un motivo, pero la causa principal por la que una persona abandona su pueblo, su casa, su forma de vivir, es el empleo. No hay empleo en los pueblos pequeños. Y la agricultura y la ganadería a pequeña escala están tan mal tratados que no se puede vivir de ella. Nuestros montes estaría en perfecto estado si los pequeños ganaderos, con 50 o 100 cabras u ovejas, sobrevivieran de la venta de sus crías. Pero la verdad es que les pagan una miseria por unos productos de calidad que luego se venden en el mercado a precios mucho más altos. Los campos cultivados harían de cortafuegos si la agricultura estuviera hoy en día bien pagada. El esfuerzo del agricultor es tremendo y no sólo depende de él, también depende de algo tan caprichoso como el tiempo. Y lo que obtiene es lo que vamos a comer después todos, lo que necesitamos cada día para sobrevivir cada individuo. No nos podemos comer el dinero, por mucho dinero que tengas sino tienes productos del campo en tu mesa, no sobrevives.

No se fomenta la vida en los pueblos pequeños, no hay ayudas para montarte un negocio, pagas los mismos impuestos y la misma luz en un pueblo de 300 habitantes que si tuvieras el negocio en la principal calle de una gran ciudad, y los clientes potenciales son muuuuuuuchos menos. Me podría extender mucho en este tema, los últimos 4 años vividos en Teresa me han hecho darme cuenta de dos cosas, una el abandono por parte de los gobiernos centrales y autonómicos de los pueblos pequeños, y la otra es que es el mejor lugar para vivir.🙂

Estas son las tres propuestas que yo lanzo al mundo, se podrían concretar así:

– En ningún caso prendas fuego en el monte.

– Solicita al centro de bomberos más cercano a tu localidad, o a la central de tu provincia, cursos formativos en materia de incendios en zonas de montaña.

– Vete a vivir a un pueblo.🙂

 

Esta entrada fue publicada en crisis economica, Ecología, Incendio, otro mundo es posible, Teresa. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s