Mi tarta para San Valentín (I)

Hace tiempo hice un curso de tartas decoradas con fondant, no le he sacado mucho partido, desde entonces y ya hará dos años, sólo hice una para el cumpleaños de mi madre y ahora ésta. Mi interés es con fines comerciales, nunca he celebrado San Valentín.

Para el bizcocho he usado la receta del curso, pero adaptando las cantidades de un molde de 20 a 22 cm a mi molde de 15 cm de diámetro. Ingredientes:

– 200 grs de mantequilla

– 3oo gr de azúcar

– 300 gr de harina

– Como dos cucharaditas de levadura royal

– Una pizquita de sal

– 2 huevos

– 290 ml de leche

– 1/2 vaina de vainilla puesta a hervir junto a la leche

Primero precalenté el horno a 175º, mezclé los ingredientes no como dicen la receta sino más bien al tun tun. Y me sobró un poco de masa después de llenar el molde (creo que demasiado) y la puse en otra bandeja pero en una capa muy fina.

 

 

 

 

 

La masa me había quedado demasiado compacta, debo volver a calcular las proporciones, a los 35 minutos ya tenía el aspecto de la primera foto con el molde, pero metía el cuchillo y estaba totalmente cruda por dentro. Así que la dejé unos 50 minutos, y luego al desmoldarla me di cuenta de que se habían quemado los bordes y la base. Debería haber dejado el bizcocho media hora en el molde y no lo hice, porque estaba preocupada por si iba a ser fácil desmoldarla y me entraron las prisas. El siguiente paso es envolver el bizcocho en papel film y meterlo en la nevera mínimo media hora, yo lo tuve hasta el día siguiente.

 

 

 

 

 

Este bizcocho es bastante denso para que luego se pueda cortar en capas sin romperse. Mientras monté la nata, sin varillas eléctricas! a mano! Un bote de 200 ml de nata para montar por 30 gr de azúcar, primero la nata, empiezas a batir, y cuando está un poco más densa es cuando añades el azúcar poco a poco. Después yo también añadí poco a poco colorante rojo para dar un tono rosado fuerte a la nata, para que combine con el relleno de mermelada de cereza.

 

 

 

 

 

En este paso inventé un poco, al ver que la mermelada de cerezas tenía las cerezas confitadas y luego un fondo muy líquido, la puse en una cazuela al fuego con cucharadita y media de agar agar durante 10 minutos. Al enfriar la mezclé con la nata, que por supuesto se espachurró.

 

 

 

 

 

Bueno… el relleno no cubría perfectamente el espacio entre bizcocho. Y cuchillo en mano hice un trabajo de albañilería con nata rosada que me había sobrado. En la receta que me enseñaron se hace ésto con buttercream, pero es que a mi me parece empalagosa de dulce, pero resulta más solida para hacer esta función.

 

 

 

 

 

 

 

Con dos cazuelas de distinto tamaño había preparado chocolate fundido al baño maría, 150 gr de chocolate por la misma de mantequilla, yo puse un poco menos, me cansa tanta mantequilla. Al verter el chocolate aún caliente sobre la tarta la nata “de albañilería” se derritió, y la tarta quedó como a copas, no compacta.

 

 

 

 

 

Pero lo peor estaba aun por llegar, las malditas figuras de chocolate blanco, fracasé una vez, fracasé otra vez… (como en la canción de Michi Panero). Creo que la causa ha sido utilizar un chocolate blanco de mala calidad, el de consum, al final lo medio solucioné agregando mantequilla al fundido en baño maría, no tanta como con el chocolate negro. Pero no fue una buena solución, después de estar un tiempo endureciendose en la nevera, al desmoldarlas no se rompieron de milagro, y el corazón tiene un defecto en un lateral.

 

 

 

 

 

 

 

Éste es el resultado final, tras tres días de nervios y sufrimiento (jeje, no tanto), terminé la decoración con unos tubitos de “Decorating gel” de la marca Wilton, que compré en la tienda nueva de Taste of América de Valencia, y no sabía muy bien cómo se usaba. Con la nata rosada hice un ribete en los bordes de la tarta para cubrir las imperfecciones.

Sólo queda probarla…

Esta entrada fue publicada en cocina, La Justa. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Mi tarta para San Valentín (I)

  1. pilarclay dijo:

    Hay algunos fallos de escritura en la entrada, pero es que es la primera vez que las fotos han quedado como yo las he puesto, y no me atrevo a editar. Lo más importante es que digo que la tarta queda “a copas” en vez de “a capas”. Ya está!

  2. Rosana dijo:

    Pilar, el resultado genial pero me he mondado con la receta, tííía es para hacer un monólogo, jajaja. La verdad es que después de lo que te ha costado hacerla ha quedado muy bien. Vamos, me encantaría probarla. ¿Es para dos personas?, cuando viertes el chocolate caliente, ¿lo pones en la nevera para que adquiera esa textura de capa de chocolate durita? tiene muy buena pinta la mezcla de nata con cerezas.

    • pilarclay dijo:

      Gracias, es que quería quedarme en el límite de lo cursilón, esto es, corazones, flores… pero sin pasarse. La tarta debería ser para dos personas, ya que era para san valentín, pero creo que tendrá que ser para parejas con hijos, Rafa y yo no nos la hemos podido acabar! La capa de chocolate se llama chocolate cristal y la forma de conseguirlo es 50% chocolate y 50% mantequilla, yo le he dado varias capas para que quede más gruesa, pero no hace falta nevera, es más, he leido que al chocolate no le sienta bien la nevera porque absorve los olores.
      Dejamos el jabón para cuando haga menos frío, no?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s