Crema de Aloe Vera para pieles agrietadas.

En mi último día libre, el jueves pasado, como es habitual quise pasar un rato con María y Lucía. No querían ir al río porque era el cumpleaños de Carla y tenían que subirse pronto a casa para llegar al cumpleaños. Así que se vinieron a mi casa y tuve que improvisar qué hacer. Se me ocurrió que hicieramos colonia para ellas, con las recetas de mi libro de Aromaterapia. El sistema era sencillo, en un frasco oscuro pusimos 5 ml de alcohol por 25 ml de hidrolato de rosa (agua de rosas), y había que echar aceites esenciales de tres tipos, tres notas debe llevar un perfume. La nota alta son los cítricos y coníferas; la nota media los aromas florales, y la nota base son las maderas y las especias. Ellas eligieron qué aceites debían llevar sus colonias y yo hice las mezclas. Les gustó mucho.

Pero como fue rápido y sobraba tiempo también hicimos cremas, como ya había dicho en este blog, las siguientes que hiciera iban a ser sin lanolina. Y el resultado no ha sido bueno, parece que no se haya mezclado bien y la textura no es cremosa, y puesta en la cara sigue siendo igual de grasa. Así que voy a experimentar con otra receta que he obtenido del blog de Marcela Burgos “Art by Chela”, que lo recomiendo “muy mucho” para aquell@s que les guste la cosmética natural:

http://marcelaburgos.blogspot.com/

Copio la receta:

Esta crema es muy fácil de preparar en casa. Es ideal para pieles secas, agrietadas, para rostro o manos. Por su alto contenido en aceite de almendras, suaviza y calma la piel y el aloe vera cicatriza, hidrata y desinflama, regenerando los tejidos dañados. Es una receta muy antigua y tradicional, pero para quienes recién comienzan en el mundo de las cremitas es ideal para debutar. Los ingredientes son fáciles de encontrar en cualquier casa naturista o farmacia.
Materiales necesarios: Busca entre los utensilios de cocina dos cuencos de vidrio refractario ó cacerolitas de acero inoxidable. Un mini-fouet o batidor de alambre, una cucharita, una balanza de cocina y un frasco o pote donde guardar la crema, si es nuevo mejor. Una etiqueta para marcar la crema.

LA RECETA

Ingredientes
Fase A oleosa:
30 gr aceite de almendras dulce
15 gr de cera de abejas

Fase B acuosa
30 gr de agua o hidrolato de rosas o agua destilada desionizada

Fase C
1 cápsula de Vitamina E (antioxidante)
20 gotas de extracto de semilla de pomelo (conservante)
10 gotas de aceite esencial deseado (té verde, ylang ylang, nerolí, patchuli, cedro del himalaya, etc)
30 gr de gel de aloe vera

A tener en cuenta
Lávate muy bien las manos y usa un desinfectante para contaminar lo menos posible los utelsilios. Si puedes, usa guantes de látex que se venden en farmacias. Lava y desinfecta con alcohol dos potes de vidrio refractario, como así también los demás utensilios. Como nuestra crema no lleva coservantes sintéticos porque es natural, hay que evitar al máximo que no se contamine.

Procedimiento

1- coloca a baño maría la fase A en uno de los cazos o cacerola para que se derrita la cera. Vierte la fase B en el otro cazo y colocalo a baño maría.

2- una vez este derretida la fase A, ambos cazos estará a ala misma temperatura. Sácalos del baño maría y agrega la fase A a la B, bate con ganas mientras la preparación se enfría. Notarás que se forma una crema blanquesina.

3- agrega la fase C de una a una y revuelve. Cuando agregues el Aloe Vera notarás que la crema se separa. Sin importar esto, bate enérgicamente y pronto se tornará espesa y con consistencia adecuada.

4- vierte en un frasco o pote para cosmético limpio, seco y en lo posible esterilizado. Etiqueta el frasco con la fórmula y fecha de elaboración. No toques la crema en ningún momento. Ayúdate con una cucharilla desinfectada con alcohol.
Las cremas caseras deben conservarse en la nevera para que duren un poco más. Sin embargo puedes guardarla en un lugar alejado de la luz y el calor. La puedes llevar en tu bolso si la guardas en un pote de 10 o 30 ml. La cremita puede durar entre uno y tres meses, dependiendo de la higiene con la que se ha elaborado. Por supuesto, esta explicación esta hecha sin todos los preámbulos que acontecen a una buena y correcta elaboración. Si notas que la crema cambia de color o de olor, debes desecharla. Lo más probable es que termines de usarla antes de que se eche a perder. A animarse que es muy divertido!

Ahora a buscar un rato libre para poder hacerla!!

Esta entrada fue publicada en cosmética natural, Ecología, feminismo, Teresa, vacaciones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s