Caléndulas (1ª parte)

Estas pascuas Lucía, María y yo, plantamos unas semillas de caléndula y capuchina en un semillero. Fue unos días antes de que se fueran a Ibiza, por lo que no podrían ver la evolución de las semillas. Así que pensé en hacer el seguimiento con fotos para que ellas lo vean.

El semillero tenía 40 huecos, plantamos 20 de caléndulas y 20 de capuchinas. Lucía hizo unos carteles con los nombres para que recordáramos cuales eran en cada sitio. Las primeras fotos muestran los primeros brotes.

Son las caléndulas, las capuchinas no aparecen… por ahora.

La caléndula es una planta herbácea, anual, con flores amarillas o anaranjadas. Su floración dura casi todo el año, cerrándose de noche y abriéndose al amanecer.

En esta tercera foto ya se ven como han germinado todas las semillas de caléndula, que se inclinan a la derecha buscando el sol.

La caléndula se usa como planta ornamental y desde hace siglos se viene empleando como planta medicinal debido a sus cualidades terapéuticas. Desprende un olor desagradable y tiene un gusto amargo. Se cultiva muy a menudo en los jardines de los que escapa con facilidad.

Las capuchinas no aparecen, creo que ya no van a salir.

La caléndula florece todos los meses del año, incluso en los meses de invierno si este no es extremadamente frío. Al igual que los girasoles, sus flores siguen el movimiento del sol.

En esta foto podemos ver comolos brotes están girados hacia la izquierda buscando el sol.

La caléndula se utiliza como remedio natural para problemas de piel. Por vía externa, se usan el aceite y la infusión de caléndula en casos de eccemas, quemaduras e irritaciones simples. También se emplea para aliviar las picaduras de insectos o medusas. La infusión de flores de caléndula es útil como colirio para lavar los ojos en caso de conjuntivitis. Existen numerosos preparados cosméticos a base de caléndula (jabones, leches, cremas, lociones…).

A los diez días ya pude trasplantar los brotes a macetas, para que tuvieran más tierra y crecieran más. En total once macetas con varios plantones en cada una.

Como seguían creciendo llegó la hora de un nuevo transplante, esta vez a tierra firme. De las once plantas una se murió, otra se la he regalado a Sandra, otra a mi madre y otra a una vecina del pueblo que me regaló cacahuetes para plantar. Fuí al huerto y planté dos junto a las fresas y tres entre las tomateras, porque he leido que alejan a los gusanos de las tomateras.

Esta indicada contra la mosca blanca y contra los nematodos. Además da un colorido muy interesante en nuestras huertas.

Escribiré más cuando tenga fotos del huerto y cuando echen las primeras flores.

Esta entrada fue publicada en cosmética natural, Ecología, plantas, Teresa. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Caléndulas (1ª parte)

  1. saraheredia dijo:

    buenísimos los registros, voy a probar plantar caléndulas!

    • pilarclay dijo:

      Gracias Sara. 🙂

      No sé cuando voy a escribir la segunda parte, ya que estoy terminando mi curso de yoga y voy muy liada, además en el verano es cuando más trabajo tengo en el bar. Por lo que hace tiempo que no he ido al huerto a ver cómo van las caléndulas. Pero confío en ellas, son unas supervivientes natas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s