El huerto de los cerezos del tío Manolo.

Este año estamos plantando la hortaliza en el huerto de los cerezos del tío Manolo, está en la “hombría”, por encima del Batán. Es un huerto muy grande, y aunque tiene árboles, hay suficiente espacio para que éstos no den sombra a la hortaliza. Me da pena haber dejado la “rinconá” porque allí todavía nos perduran aromáticas en muy buen estado, la salvia está impresionante, y todavía quedan restos de tagete, orégano y alguna cosilla más.

Primero tuvimos que labrar el terreno, Antonio el “meregildo” nos ha dejado su tractor y su cultivador, y Rafa ha aprendido a usarlo. Hemos dividido el campo en dos zonas de plantación, en una van las patatas y las chirivías, que todavía no hemos plantado. Y en la otra van las cebollas y lo demás.

Después de labrar, Rafa plantó una lastra de cebollas, y yo en la lastra contigua planté acelgas, espinacas, guisantes, habas y fresas, y como me quedó mucho espacio también planté cebollas, que habían sobrado.

Después vinieron las lluvias, ha llovido mucho y no nos ha dejado plantar las patatas. Rafa ha aprovechado este tiempo para arreglar la acequia, que perdía agua, ha cambiado algunas compuertas de la regadera y parece que ya no se sale tanto.

 

 

 

 

 

Estas son imágenes de hoy, la tierra parecía reseca en la capa superior, pero al cavar un poco tenía humedad, las malas hierbas empiezan a asomar, toca escardar.

Éstas son las acelgas.

 

 

Éstas las espinacas.


Los guisantes a la izquierda

y las habas a la derecha.

No he hecho fotos de las fresas, ni de las cebollas, aunque éstas salen en mis fotos mientras las escardo.

Al fondo podemos ver los cerezos en flor, que están preciosos, parecen sacados de un jardín japonés.

Escardar consiste en quitar las malas hierbas para favorecer el crecimiento de las tuyas sin competencia. Con un ganchuelo vas rompiendo la tierra, así la mueves y de paso cortas las que no te interesan. Aunque a veces te equivocas y cortas las tuyas!

La desventaja es que duele el lomo, de estar en esa posición, pero si vas haciendo pequeños descansos se lleva mejor.

Una vez lo tienes todo escardado, viene el riego. Las acequias son un invento fabuloso que debemos agredecer a los árabes, crea unos microclimas llenos de vegetación y de vida que alegran la vista incluso el corazón. Ahora se está imponiendo la moda de entubar las acequias, yo creo que es un error, es cierto que con la acequia abierta se pierde agua, pero es agua que da vida al entorno y precisamente en nuestra zona no tenemos problemas de escasez de agua.

Una vez regado las plantas volverán a crecer, las nuestras tienen una ligera ventaja sobra las otras, que tendrán que partir de cero, esa es la cuestión, la semana que viene volveremos a escardar favoreciendo el crecimiento de unas (las nuestras) y entorpeciendo el de otras (las que van por libre).


Mientras yo escardaba Rafa ha vuelto a labrar la tierra, después de la lluvia había crecido hierba. Falta pasar el rotovator, hacer los caballones y plantar las patatas.

Más fotos de cerezos.

Cuando hacía la foto de la derecha me he dado cuenta de que habían abejas en las flores, me he acercado para hacer una foto y ..

Veis la abeja en la flor?

No se me da muy bien la fotografía, pero creo que esta foto es chulísima.

Esta entrada fue publicada en Ecología, Teresa. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s