UTOPIA, de Tomás Moro (1478-1535)

Tomás Moro concibió una isla donde no existían las diferencias de clase ni el dinero, donde sus ciudadanos elegían libremente a sus representantes, la educación era un derecho laico y universal, y la religión, más que un arma para fanáticos, era plataforma de tolerancia y respeto. A esa isla ideal, el humanista inglés, la llamó UTOPÍA. Esa palabra hizo fortuna y, con el tiempo, muchas lenguas la incorporaron a su léxico como “un proyecto que, por su optimismo, aparece irrealizable en el momento de su formulación”.

Acabo de terminar este libro, no lo he leido de tirada porque al ser delgado, lo metí en el bolso y lo iba leyendo en esos espacios de espera que tenemos todos en algún momento. Por lo que no tengo fresco todo el libro en mi cabeza.

Lo primero es llamar la atención a la fecha en la que vivió Tomás Moro, hace muuuuucho…. Hoy en día las cosas han avanzado, y cosas que él ve innovadoras yo las veo retrógradas, por ejemplo la situación de la mujer, es su libro está totalmente supeditada al hombre, eso sí, con alegría y abnegación. O las religiones, él vivió en una época muy agitada con el cisma de la religió católica y la llegada del protestantismo. O las guerras, muy habituales es aquellos tiempos.

Pero lo que me parece interesante es el sistema económico, la abolición del dinero, el trabajar todos para el estado y que éste distribuya generosamente. Y que el trabajo sea voluntario en un sistema en el que son bien tratados y bien recompensados. Recuerda un poco al comunismo, y habiendo éste fracasado en la URSS da que pensar si el ciudadano serían tan altruista y solidario. Precisamene hace poco vi un documental, Zeitgeist: moving forward, en el que describía el proyecto Venus (Venus por una ciudad norteamericana, no por el planeta) y era muy similar, sólo añadía la tecnología de hoy para que todos los trabajos rutinarios y desagradables no los tuvieramos que hacer.

Hay frases en el libro, que se podrían decir (cambiando el contexto) hoy en día:

¿qué injusticia es la que permite que un rico cambista o un usurero, o cualquiera de los que no hacen nada o que, si algo hacen, no es necesario para la república, lleve una agradable vida de ocio y de placeres, mientras los pobres gañanes, los carreteros, los herreros, los carpinteros y los labradores han de trabajar continuamente como bestias de carga, a despecho y a pesar de ser tan útiles que sin ellos ninguna república duraría más de un año, llevando una desventurada vida de estrecheces que hace parecer mejor la de los asnos, los cuales ni trabajan tanto como esos infelices hombres ni piensan en lo venidero?

Así, cuando miro esas repúblicas que hoy día florecen por todas partes, no veo en ellas sino la conjura de los ricos para procurarse sus propias comodidades en nombre de la república. Imaginan e invantan toda suerte de artificios para conservar,  sin miedo a perderlas,  todas las cosas que se han apropiado con malas artes, y también para abusar de los pobres pagándoles por su trabajo tan poco dinero como pueden.

Otro tema que toca casi como anécdota al principio, hablan sobre Inglaterra y me recuerda un poco al problema que hay ahora con la cría de ganado para carne, provocando deforestaciónes  para hacer pastos y expulsiones de pequeños agricultores de sus tierras, para cultivar forraje para el ganado. Copio:

Nuestras ovejas, que tan mansas suelen ser y tan poco comen, se muestran ahora tan feroces y tragonas que hasta engullen hombres y destruyen y devoran campos, casas y ciudades. En todos los lugares del reino donde tienen la mejor lana, la más apreciada, los nobles, los señores e incluso los santos varones de los abades, no se contentan con las rentas y beneficios que sus antecesores solían sacar de sus tierras, y no contentándose con vivir muelle  y perezosamente y sin hacer nada por el bienestar de los demás, incluso hacen daño a éstos; no dejan tierras para la labranza, todo es para los pastos […] Así pues, para que un devorador insaciable, plaga de su patria, pueda encerrar en un solo cercado varios millares de acres de pastos, muchos campesinos son despojados de lo poco que poseen. Los unos por fraude, otros expulsados o hartos de sufrir tantas vejaciones, se ven forzados a vender cuanto tienen.

Esto me recuerda a un documental que ví hace poco, no recuerdo si el de Monsanto o el de Food Inc. (este segundo me gustó mucho más que el de Monsanto), en el que contaban como en Sudamérica, no sé si en Brasil, fumigaban a los pequeños agricultores para asustarlos y que consistieran en malvender sus tierras.

Por lo que vemos las cosas no han cambiado demasiado en 500 años, dónde estará la solución a los problemas del ser humano y del planeta? alguién lo sabe?

Esta entrada fue publicada en Ecología, libros. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s