Cabo Verde

Todavía no había encontrado tiempo para contar nuestras vacaciones en Cabo Verde y ya han pasado cuatro meses. Es el momento de hacerlo porque ya se me están olvidando cosas, como los nombres de los restaurantes donde estuvimos.

Es un viaje pesado en avión, porque coges tres vuelos que te ocupan el día entero. Salimos muy pronto por la mañana de Valencia y llegamos de noche a Mindelo, teniendo en cuenta que habíamos ganado tres horas al ir en dirección oeste. La primera noche la pasábamos en el Café Casa Mindelo, un hostal muy bonito en una antigua casa colonial restaurada y pintada en verde pastel. Estaba decorada por dentro en estilo minimalista con toques africanos, me encantó, yo me hubiera quedado a vivir allí, y de hecho estuvimos a punto, porque la señora que lo llevaba era portuguesa y estaba cansada de vivir allí, y nos dijo que nos tenía que hacer una propuesta para cuando volvíeramos de Santo Antao.

Llegábamos bastante cansados del trabajo, y esa noche cenamos en el restaurante del Café Casa Mindelo, donde empezamos a conocer la cocina caboverdiana, esa noche nos gustó mucho, un pescado acompañado por las tipicas verduras que nos acompañarían todo el viaje: patata, yuca, ñame… La habitación era amplia y la cama inmensa, fue un buen regalo para unos cuerpos tan agotados como los nuestros.

Al día siguiente nos levantamos temprano para coger el ferry a Santo Antao.

En la foto de la izquierda se ve el puerto de Mindelo desde el ferry y en verde pastel el Café Casa Mindelo, lo dejábamos con bastante pena.

En la foto de abajo ya empezamos a ver los colores africanos, el verde, amarillo…

Llegamos a Porto Novo, la localidad más grande de Santo Antao, y de allí nos recogió una furgoneta para llevaros a Ponta do Sol.

Había leido en varias webs que el camino atravesando la isla era espectacular, pero ahora han construido una carretera que va por la costa, por lo que nos lo perdimos, de todas formas éste también era muy bonito. Por un lado veíamos el mar y por el otro los barrancos que bajaban de la montaña, además íbamos pasando por diversos pueblos como Paul o Ribeira Grande. En la furgoneta venían con nosotros dos caboverdianas muy simpáticas que compartieron con nosotros fruta que habían comprado en Porto Novo, naranjas y bananiñas, deliciosas.

La furgoneta, o alluguer que le llaman, es el sistema más práctico para viajar por la isla, pero también es muy lento, porque sube y baja gente en todas partes, y también esperas en algunas paradas durante bastante tiempo.

Por fin llegamos a Ponta do Sol, lo primero que vi al bajar al suelo fue una gallina revoloteando por ahí, por fín me sentía en África, suelos adoquinados, calor intenso, animales sueltos, sonreí… ésto es lo que yo buscaba.

Eduardo y Lea nos esperaban en el Dive Center, o centro de buceo, habían pensado en hospedarnos en los apartamentos que estaban construyendo sobre el centro, pero las obras todavía no habían terminado y nos buscaron alojamiento en una pensión que estaba casi en frente. El edificio era estilo colonial y por dentro parecía una casa particular, de hecho lo era. La habitación era muuuuy sencilla y tenía un pequeño balcón. No nos gustó demasiado, el colchón nos dió guerra para dormir, estuvimos tentados de abandonarlo y buscar otro, pero mientras nos decidíamos le cogimos cariño a la dueña, Carmelita, y  nos quedamos!

Al día siguiente empezamos con las inmersiones, el puerto era un puerto de pescadores nada preparado para las actividades de buceo, bajamos andando y con la botella a cuestas, entramos dando un saltito y empezamos a bucear para salir del puerto, que estaba lleno de restos de pesca. La inmersión estuvo muy bien, yo me vi con más soltura que el año anterior en El Hierro. Para la descripción de las especies de peces… mejor Rafa, para mi son peces sin nombre y apellidos, a algunos los recordaba de La Restinga, los peces plateados, los que parecen cebras, los que parecen una trompeta, las morenas….

Paramos a comer en este pequeño restaurante un poco más arriba del puerto, no recuerdo el nombre (¿el barco?) y cogimos un buen pedo con la cerveza local, había que hacer la cata, no? Pero luego había que volver a bucear, la inmersión de la tarde fue más aburrida, te dirigías hacía una cueva donde vivía una langosta, a mi me dió miedo entrar y ni eso hice, y para colmo, al salir del agua a Rafa le dió un dolor fuerte en un oido y tuvimos que suspender las inmersiones de momento. Qué blancuchos en la foto!!! Mucho trabajo ese verano…  🙂

Pasamos un par de días atentos al problema en el oido de Rafa. Él se dedicó a llamar al seguro para ver cómo lo solucionábamos, yo le propuse descansar un día y le puse un algodón empapado en aceite esencial de lavanda, que para mi le curó. Pero no estaba escrito que en este viaje buceáramos, cuando Rafa mejoró llegó la gran tormenta tropical, esta sí que nos mantuvo encerrados en nuestra habitación por casi dos días. Menos mal que Carmelita se ocupó de que cenáramos bien esas dos noches y nos hizo dos cenas especiales para nosotros.

La tormenta también fue una experiencia, llovía con fuerza a ráfagas, luego paraba, y hacía calor, era curioso, no importaba mojarte. Pero en la isla la tormenta fue destructiva, entró en algunas zonas de casas pobres y demasiado cerca del mar, y la bonita y nueva carretera que nos trajo a Ponta do Sol…. destrozada. Unos boquetes tremendos, la vuelta fue cuanto menos interesante.

Y menos mal que pudimos volver, un día antes y no podemos coger el ferry de lo mal que estaba la carretera. Y hasta aquí cuento por hoy, otro día, y con las fotos de Rafa, contaré las excursiones que hicimos a Fontarinhas y el descenso de un barranco.

Bueno… y estas dos fotos son de otra cata de cervezas locales….  muy buenas!

Esta entrada fue publicada en cabo verde, vacaciones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s