Curioso!

Estoy leyendo una respuesta de un escritor norteamericano a la pregunta de un periodista, me ha  llamado la atención y voy a hacer un pequeño juego con ella:

Escritor: Usted me pregunta sobre lo que se ha dado en llamar imperialismo. Bueno, tengo una opinión formada sobre esta cuestión. Mi desventaja es ignorar si nuestro pueblo está a favor o en contra de que ocupemos toda la superficie del planeta. Lamentaría que estuviera a favor de ello, pues no considero que sea algo inteligente o necesario. En el caso de …(país A), apruebo plenamente la actitud de nuestro gobierno de desembarazarse de esa complicación. Se retiran habiendo hecho lo que querían hacer. Correcto. No tenemos nada más que hacer en … (país A), como tampoco lo tenemos en cualquier otro país que no sea el nuestro. Está también el caso de …(país B). Por más que lo piense, no consigo entender cómo nos hemos metido en semejante confusión. Quizá hubiese sido imposible evitarlo, tal vez era inevitable no acabar luchando contra los nativos de …(país B); pero no logro entenderlo, ni he sido capaz de dilucidar el origen de nuestro antagonismo con los nativos. Pensaba que interveníamos para protegerles, no para intentar oprimirles bajo nuestra bota. Se trataba de liberarles de la tiranía de …(…), permitirles establecer su propio gobierno y apoyarles para que lo lograsen. No tenía que ser un gobierno de acuerdo a nuestras ideas, sino un gobierno que representase los sentimientos de la mayoría de los habitantes de …(país B), un gobierno según las ideas de …(país B). Ésa hubiese sido una misión digna de Estados Unidos. Pero ahora nos encontramos metidos en medio de una confusión, en un lodazal del que, con cada paso,se nos dificulta más y más la posibilidad de salir. Me agradaría saber qué hemos obtenido de todo eso y cuál es su sentido para nosotros como nación.

¿Os habéis heccho una idea? Pues ahora viene lo sorprendente, el escritor norteamericano es Mark Twain, y  la entrevista es de fecha 6 de octubre de 1900.
El país B es Filipinas y se trataba de liberarles de la tiranía española. Qué fácil es cambiar el nombre de Filipinas por Irak y el de España por Sadam Hussein, la historia se entendería igual. Por lo visto Estados Unidos lleva haciendo lo mismo desde hace muchos años.

Para los curiosos, el país A es China, pero no conozco la historía de lo que pasó allí.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s