Ella Maillart: Una modelo en las estepas de Asia.

Fue mecanógrafa, comercial, modelo y profesora, pero Ella Maillart
sólo se sentía "medio viva" cuando se perdía en el mar. Hija de un
comerciante de pieles y de una danesa aficionada al deporte, Maillart
(Ginebra, 1903) fundó a los 16 años el primer equipo femenino de hockey
sobre hierba de la Suiza francófona y con 20 años emprendió su primer
viaje con una amiga, Miette. Juntas navegaron los más de 200 kilómetros
que separan Cannes de Córcega en un velero de siete metros.

Ella Maillart ha alimentado durante generaciones los sueños viajeros de un buen puñado de trotamundos y aventureros. Apodada la vagabunda de los mares,
se enrolaba en tripulaciones de barcos, competía en regatas (fue la
única mujer en participar en la disciplina de vela durante Juegos
Olímpicos de París, logrando la novena plaza) y organizó un viaje en
yate por todo el Mediterráneo con otras tres chicas como tripulación.

De joven, Maillart tuvo problemas de vocación. Fue modelo del
escultor Raymond Delamare, estudió actuación en Ginebra y hasta dio
clases de francés, en Gales. Logró trabajar como actriz en una película
sobre esquí producida por alemanes. Durante el rodaje, en Berlín,
conoció a un grupo emigrantes rusos que la convencieron para emprender
su primer gran viaje a Rusia, en 1930, su trampolín para comenzar a
explorar los vastos espacios de Asia Central. Maillart se entrevistó
con Vsévolod Pudovkin y publicó dos libros sobre el periplo.

Más tarde, recorrió Manchuria, entonces ocupada por los japoneses, como corresponsal del periódico francés Le Petit Parisien.
Su regreso a Europa desde el Turkestán chino (región prohibida y de la
que no se tenía noticia en cuatro años) es su viaje más conocido,
relatado en el libro Oasis prohibidos. Atravesó Cachemira, las cordilleras de Pamir y las montañas del Karakórum, terrenos todos azotados por la guerra y el pillaje.

El novelista francés Paul Morand escribió sobre ella: "Esta mujer va
vestida con botas de piel de oveja y enguantada con mitones; su piel
quemada por el aire de la montaña y el viento del desierto; explora
regiones inaccesibles de la Tierra en compañía de chinos, tibetanos,
rusos e ingleses, cuyos calcetines remienda, cuyas heridas cura, y con
quienes duerme con total inocencia bajo las estrellas Esta gran mujer
es Ella Maillart".

De nuevo en Asia por ocho meses, compartió viaje con Peter Fleming, corresponsal del Times
y hermano del autor de la saga de James Bond. Ambos escribieron sobre
la experiencia, que incluyó desiertos, campos de batalla y escondrijos
de bandidos. Mientras él deseaba regresar a Escocia para la temporada
de caza, Maillart no quería que el viaje, que "la buena vida", acabase
nunca.

Le Petit Parisien siguió contando con sus
oficios, que aprovechó para visitar Turquía, India, Irán Viajaba
siempre en camiones, confundida entre los viajeros locales, tomando
notas, fotografías y haciendo entrevistas. Conoció a la bella Annemarie
Schwarzenbach, aventurera adicta a la morfina que "escogió la vía
complicada, la vía cruel del infierno", según narró. Juntas viajaron en
automóvil hasta Afganistán, donde les sorprendió el estallido de la II
Guerra Mundial. Maillart escribió entonces La Ruta Cruel, y
se refugió en la India, donde siguió las enseñanzas de Ramana Maharsi.
Después regresó a Suiza, pero nunca dejó de viajar y escribir. Falleció
en 1997, en su casa de Chandolin, a los 94 años de edad.

Jesús Centeno, Público 3 de agosto de 2009

¿Qué me dices Amparo? ¿Nos vamos a explorar el mundo?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s