Capítulo dos: Rompe las cadenas del aburrimiento.

Vamos allá con el capítulo dos, amparo, te lo dedico especialmente, nunca he entendido cómo te podías aburrir en vacaciones.

Empieza calificando al aburrimiento como uno de los principales asesinos del mundo moderno. Según el académico Lars Svendsen en su estudio, Filosofía del tedio (2005), el aburrimiento se inventó en el año 1760, o por lo menos fue esa la fecha en la que aparece por primera vez la palabra en la lengua inglesa. Hay otro gran invento en esa fecha, la hiladora Spinning Jenny, que anunció el comienzo de la Revolución Industrial. En otras palabras, el concepto de aburrimiento llega con la división del trabajo y la transformación de la placentera y autónoma jornada laboral en tediosa esclavitud.
Comenta que si visitas un chat o foro de internet entre las tres y las cinco de la tarde, encontrarás cientos de mensajes de oficinistas en los que se lee "¡aburrido, aburrido, aburrido!". Y eso es cierto, yo he llegado a aburrirme tanto en el trabajo que he hecho eso, me he ido a un foro y he escrito: ME ABURRO! para ver si alguién me sacaba de ese estado de aburrimiento. No sé que hubiera sido de mi vida si en mi época de oficinista no hubiera habido internet, yo he llegado a tener un subtrabajo dedicando horas a hacer otras tareas (investigar, forear, enviar emails…), yo creo que es porque hay una total desconexión entre lo que hacemos en una oficina y el trabajo real, he estado trabajando durante varios años en un par de navieras, y nadie me ha llevado a ver los barcos, a ver las mercancías, era un trabajo totalmente documental, y peor fue mi última etapa en CMA ya que ahí si que era llenar barcos para mi inexistentes, de mercancías para mi inexistentes, de clientes para mi inexistentes, a destinos para mi inexistentes, todo a través del ordenador. Eso me hizo decir basta y dejé de trabajar para ir a conocer mundo.

En el libro también habla de la enormidad de las ciudades como otro factor de aburrimiento, la igualdad de todas las ciudades modernas: ha ocurrido algo horrible y es que las grandes cadenas de tiendas han convertido nuestras ciudades (que antes eran vibrantes, variadas y estaban llenas de gente) en retratos robots de centros comerciales poblados de zombis que están continuamente de compras. Nuestros corazones se hunden cuando vamos por las calles comerciales y nos vemos asaltados por las marcas, entidades descoloridas que han sustituido todo lo que había de divertido y diferente en los antiguos almacenes, ultramarinos, mercerías, panaderías, floristerías, zapaterías y farmacias. Pone un ejemplo: El McDonalds es aburrido y el restaurante indio de mi pueblo no. Lo mismo podríamos decir de los gimnasios, no? El Formasport al que yo iba en Valencia es aburrido y no el que va Manolo en su pueblo.

Un tema curioso (y no del todo compartido por mí) que trata Hodgkinson en este libro es el de la religión, él viene de un país protestante y echa mucha de la culpa de la actual situación al puritanismo religioso, que fue el que en un momento dado se separó de la iglesia católica por considerar que ésta se había apartado del ideal puro, bueno más o menos. Los puritanos o protestantes quisieron quitar todo el boato y todos los excesos en los que había caido la iglesia católica, según sus palabras toda la diversión pagana que la iglesia católica había mantenido sabiamente fue eliminada. Pero yo que vivo en un país católico puedo ver que hemos llegado al mismo punto desde esta religión.

Hubo una vez, no hace mucho tiempo, en que las personas aburridas se trataban de impías. En la época medieval, especialmente en su primer periodo, los que mostraban valores burgueses y lucrativos eran despreciados por los guerreros, los clérigos y los campesinos. "Hay algo deshonroso en el comercio, algo sórdido y vergonzoso" escribió el generador de opinión santo Tomás de Aquino. La felicidad, dijo, debía encontrarse en la reflexión no en la distracción.

Antiguamente el arte era cosa del pueblo llano, el teatro no era profesional, los artistas eran artesanos, pero cuando llegó la Revolución Industrial a los mandamases se les ocurrió que eso era peligroso para sus intereses, necesitaban trabajadores aburridos como forma de controlarlos. Y de ahí pasó a la educación, empezaron a formar niños sin creatividad, reprimiendo sus impulsos naturales, dejandoles sin espontaneidad.

¿Qué podemos hacer para combatir el aburrimiento? Eso está en nuestras manos.

Hemos delegado la liberación del aburrimiento y eludido nuestra responsabilidad de luchar contra él. En otras palabras, entregamos nuestra creatividad al músico profesional o al director de cine y pagamos a otra persona para que mitigue nuestro aburrimiento. Nos aburrimos con el fin de ganar el dinero que después gastaremos en tratar de desaburrirnos.

El consejo de este capítulo es : APRENDE A TOCAR EL UKELELE.

Lo que yo entiendo que quiere decir es:

– no te compres discos o vayas a conciertos: toca tú un instrumento.
– no vayas a un museo: pinta tú un cuadro.
– no veas un documental de fauna salvaje: vete a dar una vuelta por el paraje más cercano que tengas.

En resumen: no consumas arte, sé tú el creativo, desarrolla tu creatividad de alguna manera.

Mi pregunta es: ¿qué sabemos hacer? si hubiera una catastrofe planetaria y fueramos de los afortunados en sobrevivir ¿podríamos hacerlo? Yo no sé obtener los alimentos básicos, ni hacer hilo para luego hacer tejidos, tampoco sé nada de mecánica, ni de animales. Y para entretenernos en las noches, bueno, para empezar tampoco sé hacer fuego, pero necesitaría saber contar historias, cantar, tocar algún instrumento. ¿alguién sabe cómo hacer un colchón? Imaginad desde que os levantarais hasta que os acostarais la cantidad de cosas que habría que hacer que yo por lo menos no sé hacer, y por supuesto olvidaros del aburrimiento. Este invierno pasado ya empecé a darle vueltas a esta historia, y como primer paso estuve aprendiendo a tricotar, quiero hacerme mi propia ropa, o por lo menos saber que puedo hacerlo. Voy a intentar ser un poco más autosuficiente.


Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Capítulo dos: Rompe las cadenas del aburrimiento.

  1. Amparo dijo:

    gracias pilarin……..en resumen aprendo a tocar la bandurria, pinto mis cuadros y me voy al biopark……;.)porque no hay que consumir arte? puedes hacer las 2 cosas, consumirlo y ser creativo, ser creativo nos es inventar pequeñascosas dia a dia? por simples que sean …entiendo lo de tu epoca de oficinista, toda la razon, por eso yo un dia me fui al puerto , aprovechando que javi tenia que ir arevisar un barco, y me sorprendio como los estibadores cargaban todos nuestros contenedores , era interesante saber que pasacon ellos una vez llegados al puerto……no obstante prefiero estar en la ofi, que cargar de sol sol….jejeje (mi trabajo no me aburre)si nos aburrimos porque nos lo dan todo hecho…..si hubiera una catatrofe planetaria, te digo yo, que tu instinto de supervivencia aflora y claro que sobrevivirias….y ahi te darias cuenta de cuantas cosas sabemos hacer y no lo sabiamospero si, nos aburrimos porque queremos, tambien hay epocas en que no tienes ganas de nada, y tu cabeza no da para hacer nadacontra ello, no te pasa eso? cuando estas optimista te comes el mundo con ganas de hacerlo todo, de aprender y hay que reconocer que ese estado es el mejor, el que te permite no caer en el aburrimiento, pero depende de tu estado de animo. venga que mañana empezamos a tricotar colchones…….y el sabado 25 aprendemos a bailar bangladesh ;-Pme gustan tus articulos….

  2. Amparo dijo:

    venga nena a por el capitulo 3 !! mañana sabado a las 14 h me pones la 1 tve ?? con unos kintos…..seguro que no me aburro !!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s